Mueble de Viena en la obra de Lluís Domènech i Montaner.

Lluís Domènech i Montaner (1849-1923) fue un destacado arquitecto modernista catalán. A diferencia de otros arquitectos de su entorno y época, como Antoni Gaudí y Josep Puig i Cadafalch, utilizaba en cierta medida mueble curvado de Viena en sus edificios, la mayoría de ellos establecimientos públicos que lo necesitaban en cantidades considerables, cantidades que difícilmente podían proporcionar los productores locales. Este mueble de importación, que aquí se llamaba “mueble de Viena” durante cincuenta años, era un mueble industrial, elegante, funcional y a menudo de buen gusto, apto para habilitar mobiliariamente algunos de los edificios del arquitecto. Desde luego, no era un mobiliario diseñado por él sino, en el mejor de los casos, elegido por él. Pero esto tampoco lo sabemos a ciencia cierta. El mobiliario podía ser elección suya, de sus colaboradores, del propietario o autor del encargo o incluso ser una casualidad, fruto de las tendencias del mercado en aquél momento o simplemente del hecho de que la tienda-almacén de la calle Elisabets nº 3 estaba bastante cerca del Palau de la música, por ejemplo. En cualquier caso el mueble curvado formaba parte en muchas ocasiones de la estética del modernismo a finales del XIX y principios del siglo XX.

El mueble de Viena (ciudad que Domènech visitó en la década de 1880) estuvo de moda en Cataluña en los años (1885-1914) de actividad del arquitecto de modo que no tiene nada de extraño que se utilizara en sus obras. Aquí queremos hacer una aproximación a algunas de ellas -de las que hemos podido extraer muestras de mueble de Viena- y también comentaremos una intervención o reconstrucción reciente en la que se utiliza dicho tipo de mueble que, efectivamente estaba presente, en el Hospital de Sant Pau. Finalmente reproducimos una lista de las entradas anteriores de este blog que sirven de complemento a esta breve aproximación, para poder obtener más detalles sobre algunas piezas, en particular para aquellos que estén interesados.

1- El Castell dels tres Dragons o restaurante de la Exposición universal de Barcelona de 1888. A pesar de algunas dudas consta que se utilizó ya durante la Exposición universal. En alguna de las comidas que se sirvieron en el restaurante después de la Exposición se utilizó la silla número 14 diseñada por Michael Thonet en 1859. Sin más detalles es imposible saber si Hermanos Thonet fue el fabricante concreto de aquellas sillas o eran de otros productores de Viena, como Jacob & Josef Kohn o Hijos de D. G. Fischel, por ejemplo. El modelo número 14 fue copiado por todos los fabricantes europeos de la época en cualquier país. Afortunadamente Josep Llimona nos obsequia con una cerámica aplicada a la fachada del restaurante donde se ve a una mujer sentada en una silla número 14, aspecto este que puso de relieve Teresa Sala en su artículo sobre “Ars lignaria”.

La Ilustración Española y Americana, septiembre de 1890. Banquete de los conservadores catalanes celebrado en el Castell dels Tres Dragons en 1890. Dibujo de Eudaldo Puig.
Josep Llimona. Una de las cerámicas de la fachada del Castell dels Tres Dragons.

2- El Hotel internacional. En la exposición universal de 1888 se construyó en unas pocas semanas el Gran Hotel Internacional. Existe una fotografía de la sala de interpretes -no suficientemente conocida- en la que se ven un conjunto de mecedoras que son el modelo nº 11 del catálogo de Jacob & Josef Kohn. Se podían adquirir en 1888 en la mencionada calle Elisabets nº 3 (y hacia 1880 en el Pasaje d’Escudillers) y esos años las vendía también Baldomero Martínez en la calle Pelayo nº 50. En anuncios de Kohn en La Vanguardia de principios de la década de 1880 se podía ver tal ejemplar de mecedora y aparece en varios catálogos de Kohn. Por cierto, en la fotografía de la sala de intérpretes del Hotel Internacional ¿Quiénes son las personas sentadas en esas mecedoras que o miran a la cámara o se giran hacía ella para protagonizar el momento? ¿No serán el mismo Domènech i Montaner y alguno de sus colaboradores -por ejemplo alguien de la familia Bassegoda- que se retrataron después de finalizar semejante hazaña de construir el Gran Hotel Internacional en tan poco tiempo? ¿No estaría Pau Audouard allí con su cámara para inmortalizar este feliz momento?

Sala de intérpretes del Gran Hotel Internacional, 1888. Fuente: Teresa Sala y Julia Martínez, Barcelona. Vitrina en temps d’exposicions, Barcelona 1888.
Anuncio de La Vanguardia de 1881.

3- Café del Palau de la Música. En las foto-postales que nos han llegado se aprecia que las sillas de la cafetería eran un modelo -el nº 124 del catálogo de 1904- de Hermanos Thonet, el mismo que se utilizó en el Café de Novedades, el de las “mil sillas”. De hecho todavía quedan algunas de esas sillas en el Palau y en alguna publicación reciente se recogen en una fotografía colocadas delante de un arrimador cerámico. Tenían una decoración floral en el respaldo y grabado en el asiento y fueron muy populares por sus aires Art nouveau.

Café del Orfeó Català-Palau de la Música.
Catálogo de Hermanos Thonet de 1904. Silla nº 124 y 124 1/2, de menor tamaño.

4- Salón de lectura del Palau de la música. Las sillas de la sala de lectura del Palau -que creo fue el primer lugar que se utilizó como sala de juntas- eran el número 30 de la casa Kohn que, a pesar de su apariencia a primera vista, eran bastante diferentes de las número 14 de Hermanos Thonet. Se podía ver este modelo de silla en el anuncio de La Vanguardia que hemos reproducido anteriormente. Sobre este tema puede verse la entrada en este blog “la silla numero 30: el principio Kohn”. Eran producto de una patente de 1877 para sustituir en la práctica los refuerzos laterales entre el respaldo y el asiento mediante una sola pieza curvada continua. El resultado es una silla de singular elegancia, no mucho más cara que una silla nº 14 con refuerzos laterales. Se encuentra una silla nº 30 de Kohn en el Museu del Disseny de Barcelona pero no nos consta que se conserve alguna en el Palau. También es de la casa Kohn la silla para piano número 57 B del catálogo de este fabricante que se conserva en el Palau, modelo popular en Barcelona que ya vimos cuando tratamos las sillas curvadas para piano en este blog y a cuya entrada nos remitimos.

Sillas número 30 de Kohn en el salón de lectura del Orfeó. Fotografía de Zerkowitz.
Silla nª 30 de Kohn. Patente de 1877.

5- Sala de juntas del Palau de la música. En la sala de juntas -la solemnidad lo exige- los sillones eran los levemente historicistas nº 68 de Jacob & Josef Kohn. Curiosamente -al menos hasta hace unos años- se utilizaban en la nueva sala de juntas después de la reforma que se hizo. Son patrimonio histórico del Palau. No sólo se vendía este sillón en los establecimientos de muebles de Kohn oficiales como el de la calle Elisabets nº 3, sino también en los Grandes Almacenes “El Siglo”, al menos desde 1890. El sillón presenta grabados de estilo renacentista en la chapa de asiento y respaldo. En la imagen que se reproduce de la nueva sala de juntas, de 1990, conviven pacíficamente con las sillas “Gaulino” de Oscar Tusquets.

Postal de la sala de juntas del Orfeó.
Palau de la música. Fotografía de 1990 donde pueden verse los sillones de Kohn alrededor de la mesa en la sala de juntas. Centre de documentació de l’Orfeó Català.
Sillón nº 68 del catálogo de J. & J. Kohn.
Ejemplar de sillón del Palau. Centre de documentació de l ‘Orfeó Català.
Detalle del grabado del asiento de un sillón del Palau de la música. Centre de Documentació de l’Orfeó Català.

No resulta extraño encontrar en los muebles de Kohn vendidos en España la etiqueta de los depósitos en Barcelona (Elisabets, 3) y Madrid (Desengaño, 6). En ella se indicaba además que los muebles de madera curvada de Kohn eran “garantizados legítimos de Viena”. Se precisaba este hecho para contrarrestar la propaganda de Hermanos Thonet, su competidor, según la cual se decía, sin razón, que los muebles curvados que no eran de Hermanos Thonet eran “ilegítimos”. Esta etiqueta se encuentra también en los sillones del Palau de la Múica.

Etiqueta de J. & J. Kohn para el mercado español. Centre de Documentació de l’Orfeó Català.

6-Fonda España. En la reforma que hizo Domènech i Montaner de la Fonda España (1902-1903) se introdujeron en el comedor sillas curvadas número 20, el número del modelo que había diseñado Hermanos Thonet. Creemos, por detalles como la forma de la pieza interior del respaldo -la barra es más fina y la obertura más grande que en las sillas de Thonet y Kohn-, que la mayoría de ellas eran de Hijos de D. G. Fischel, el gran fabricante de Bohemia. Corroboraría esta hipótesis el hecho de que las sillas de la sala de lectura de la Fonda eran el número 94 del catálogo de este fabricante, con el respaldo torneado, y las mecedoras que se aprecian en las fotografías de época eran también su número 1 B, que puede identificarse por detalles constructivos específicos como el grosor de la barra en el punto en que sustenta el asiento, la altura de los apoya-brazos (se elevan un tanto antes de descender) y el refuerzo que se sitúa entre las espirales, sólo utilizado por Fischel con la forma que se aprecia en la fotografía.

Comedor de la Fonda España. Fotografía del Institut Ametller d’Art Hispànic-Arxiu Mas.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es fischel-thonet-numero-20-1.jpg
Comparación de silla número 20 de Fischel y de Hermanos Thonet en torno a 1900. En posición inferior izquierda un detalle de la imagen de una silla de la Fonda España.
Sala de lectura de la Fonda España. Institut Ametller d’Art Hispànic-Arxiu Mas.
Muebles de Hijos de D.G. Fischel. Sillas nº 20 y 94 y mecedora 1 B. Catálogo de 1889.

7- Casa Navàs (Reus). [https://casanavas.cat/es/]. En el edificio modernista Casa Navàs de Reus hay mueble de Viena pero es difícil determinar si se encontraba originalmente en la casa o fue añadido posteriormente siendo esta última posibilidad la más probable. En todo caso son muebles contemporáneos de la época de construcción del edificio (1901-1908) y forman parte del patrimonio actual de la Casa Navàs. En primer lugar tenemos las elegantes sillas número 19 de Hermanos Thonet del salón de música, y digo elegantes porque siguen el principio “Kohn” al sustituir los refuerzos laterales entre respaldo y asiento por una pieza exterior única que hace la función de refuerzo mejorando la estética de una silla nº 14 con refuerzos laterales. En este sentido son como la silla nº 30 de Kohn que hemos visto en la sala de lectura del Palau. A la de Hermanos Thonet también se la llama “silla angel” (Engelstuhl) por el aspecto del diseño del respaldo. Se encuentran algunos ejemplares de este mismo modelo de silla en uso en uno de los pisos de la Casa Milà, de Antoni Gaudí.

Sala de música de la Casa Navàs. Sillas número 19 de Hermanos Thonet. Fotografía de Pierre Grubius / Casa Navàs.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1891009-1.jpg
Silla nº 19 del catálogo de Hermanos Thonet de 1891. Archivo del autor.

En la sala de música también encontramos una -o dos según las fotografías- mesa ovalada construida en formas curvadas, alrededor de donde se sitúan las sillas. A nuestro parecer es un modelo de los fabricantes valencianos Hijos de Ventura Feliu (catálogo de 1924, mesa nº 5). Es curioso que el diseño de esta mesa de Ventura Feliu e Hijos sea similar al de las mesas del Café Museum que utilizó el arquitecto Adolf Loos en Viena. Las mesas de la casa Navàs son buenas piezas, muy trabajadas y en las que se aprecia que cada pata está formada por dos barras que se juntan y tienen un doble refuerzo en la estructura: el pilar o eje central (que no se encuentra en la mesa de Loos, que es de la casa Kohn), y las barras en cruz entre las patas. En algunas imágenes de la sala de música también se aprecia una mecedora “Exposición 1909” de Salvador Albacar, modelo del que trataremos en la reconstrucción de la sala de día del Hospital de Sant Pau.

Sala de billar del Cafe Museum (Viena). Die Kunst, 1899.
Mesa nº 5 de Hijos de Ventura Feliu y detalle de una mesa del Café Museum de Viena (Adolf Loos).

En el apartado de mobiliario curvado más moderno de la Casa Navàs destacan el sillón y el canapé de Jacob & Josef Kohn que se atribuye habitualmente al diseño de Josef Hoffmann (número 728 del catálogo del fabricante) pues la silla se encontraba en el famoso “Cabaret Fledermaus” de Viena diseñado por el genial arquitecto. Es un modelo que apareció en el mercado en 1906 y se vendía en Barcelona en la tienda de Kohn en la plaza de Catalunya nº 21 (entre 1908 y 1912) y también en los Grandes Almacenes “El Siglo” desde 1913.

Mobiliario de J. & J. Kohn en la Casa Navàs Fotografía de Pierre Grubius/Casa Navàs.
Modelo de sillón, sofá y silla nº 728 del catálogo de J. & J. Kohn.

Resultan sumamente atractivas las dos mecedoras con respaldo Secession y piezas laterales continuas también de Kohn (patente de 1902) que se encuentran en el vestíbulo de la planta baja (número 833 del catálogo del fabricante). Se trata de modelos de mecedora decorativos y modernos que casan bien con la estética modernista y las formas coloristas del espacio en que se sitúan. Estas mecedoras de Gustav Siegel con laterales construidos en una sola pieza son uno de los muebles más destacados del arquitecto discípulo de Josef Hoffmann. Nos parece que la introducción de estas mecedoras en la casa Navàs es un hecho bastante reciente.

Mecedoras de J. & J. Kohn. Fotografía de Pierre Grubius/Casa Navàs
Mecedora nº 833 del catálogo de J. & J. Kohn.

8- Casa Thomas. No nos consta que hubiera mueble de Viena en la Casa Thomas. Quién sabe. Pero quizá se puede establecer alguna relación entre la decoración de la casa y el mueble de Viena. Nos parece que a Domènech i Montaner le gustaban los muebles de Kohn -y no sólo los de Hermanos Thonet-. Nos lo hace pensar, en cierto modo, la recurrente iconografía centroeuropea en techos, paredes y suelo de la Casa Thomas, dragones alados y águilas, a veces muy esquemáticas, que nos recuerdan vivamente la iconografía presente en la etiqueta que Jacob & Josef Kohn puso en circulación para identificar sus muebles desde 1884. Se trata de una etiqueta bien conocida que se encuentra normalmente en sus muebles y que quizá inspiró, entre otros elementos -también la heráldica era una pasión suya- , a Domènech i Montaner para darle un cierto aire emblemático o simbólico a la Casa Thomas, construcción que data del período 1895-1898.

Elementos iconográficos de la Casa Thomas. Wikimedia commons.
Etiqueta de los muebles de Kohn, 1884-1922.

9. Cooperativa “la Canetense”. En la amplia sala del café de la cooperativa “La Canetense”, construida a principios de los años veinte, otra obra de Domènech i Montaner, se encontraban sillas con la llamada -por J. Guilleumas, un fabricante de Ripoll- “traba catalana”, un tipo de chambrana para reforzar las patas de la silla. Las sillas del café también podrían haber sido producidas en Valencia, quizá en la fábrica de Ventura Feliu, pues era uno de los modelos económicos más solicitados. Pero otros fabricantes la hacían en los años veinte en Valencia y posiblemente también en Cataluña. A modo de ejemplo, en la película sobre la fábrica de Ventura Feliu de 1929 pueden verse varios ejemplares de esta silla en la terraza/secadero de la fábrica. Era un modelo de silla “Ikea” avant la lettre, por decirlo de alguna manera.

Postal de Lucien Roisin. Sala del café de la cooperativa “La Canetense”.
Postal de Lucien Roisin. Detalle de la sala del café de la cooperativa “La Canetense”.
Fotograma de la Pelicula sobre la fábrica de Ventura Feliu (1929). Archivo del autor.

10- Hospital de Sant Pau (sala de día).

En el Hospital de Sant Pau, las mecedoras originales que aparecen en la fotografía histórica, de 1923, eran de Salvador Albacar, fabricante renombrado de Valencia. Eran ejemplares de la llamada “mecedora exposición 1909”, modelo patentado que expuso este industrial en la Exposición regional valenciana de 1909. Las sillas originales eran probablemente también del mismo fabricante que llegó a tener una sucursal en el nº 10 de la calle Balmes de Barcelona. En los años veinte el mueble curvado valenciano estuvo muy de moda en Cataluña, especialmente porque durante la Primera Guerra Mundial se interrumpieron las importaciones de Austria-Hungría que era una de las potencias beligerantes.

En 2017 se hizo una intervención para recrear la sala de día del recinto del Hospital de Sant Pau. En esta reconstrucción se introdujo mueble curvado, en este caso dos mecedoras de Hijos de Ventura Feliu (número 3 del catálogo de 1924) que son muy similares a las originales de Salvador Albacar. En cuanto a las sillas introducidas, con el respaldo torneado y curvado, no las hemos podido identificar. Nos parece que esta intervención es bastante conforme, no sólo al testimonio fotográfico existente en el Arxiu Històric del Hospital de Sant Pau, sino también al espíritu de Domènech i Montaner al que, sin duda, le gustaba el Mueble de Viena, aunque en este caso, fuera probablemente fabricado en Valencia.

Sala de dia del Hospital de Sant Pau en los años veinte. Fotografía de Jaume Ribera Llopis, (ca. 1923). Arxiu Històric del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.
Mecedora “Exposición 1909” de Salvador Albacar. Fundació Caixa Vinaròs. Espai Corbat.
Acondicionamiento de la sala de día del Hospital de Sant Pau con mueble curvado (2017). Fuente: Hospital de Sant Pau.
Mecedora nº 3 del catálogo de Hijos de Ventura Feliu de 1924.

No se pueden sacar muchas conclusiones de esta aproximación al mueble de Viena en los edificios del arquitecto modernista, a falta de investigaciones más específicas. Sólo que los establecimientos, casi todos de carácter público, que eran obra de Domènech i Montaner a finales del XIX y principios del siglo XX necesitaban mueble en cantidades tan considerables que aconsejaban echar mano del práctico mueble curvado de Viena (o de Valencia) para su funcionamiento pues eran relativamente baratos, con un diseño estandarizado, funcionales y estéticamente atractivos. Eran, claro está en el caso del vienés, un mueble de importación, pero ya en aquellos años Barcelona era un lugar cosmopolita, al menos desde este punto de vista. Cuando tales muebles han sido introducidos posteriormente en sus edificios, como probablemente en la casa Navàs, lo han hecho con armonía en relación a la decoración preexistente -al menos según nuestro gusto- lo que se explica por su contemporaneidad y por las afinidades formales entre el mueble de Viena y la decoración modernista.

LISTA DE ENTRADAS DEL BLOG COMPLEMENTARIAS:

“Las mecedoras del Gran Hotel Internacional de Lluís Domènech i Montaner (Barcelona 1888)”.

“Escenas Fledermaus en Cataluña”.

“La mecedora Exposición 1909 de Salvador Albacar (Valencia)”.

“Las mil sillas del Café de novedades de Barcelona”.

“La silla nº 30: el principio Kohn”.

“La tienda de Jacob & Josef Kohn en la plaza de Cataluña nº 21, de Barcelona”.

“La silla nº 30 de J. & J. Kohn en Barcelona”

“Mueble de Viena moderno de J. & J. Kohn en los Grandes Almacenes “El Siglo”. El catálogo de 1913″.

“Las mecedoras de lateral continuo de Gustav Siegel: el principio de continuidad lineal en la madera curvada”.

“La película de la fábrica de Ventura Feliu, de Valencia (1929)”.

“Sillas curvadas para piano”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .