Diálogos en torno al mueble curvado de Viena: la colección del Museo Nacional de Artes Decorativas (1). Silla nº 14 y mecedora nº 1, de Hermanos Thonet.

El Museo Nacional de Artes Decorativas de España, museo estatal con sede en Madrid, ha adquirido por donación un amplio conjunto de sillas y mecedoras vienesas de madera curvada de los tres principales fabricantes de Austria-Hungría: Hermanos Thonet, Jacob & Josef Kohn e Hijos de D.G. Fischel. Aunque la colección sólo incluye sillas y mecedoras se puede establecer un diálogo entre las diversas piezas, emparejando las dos tipologías. No queremos dar en absoluto la imagen de que con la técnica del mueble curvado sólo se hacían sillas y mecedoras, aunque era una parte importante de la producción industrial del sector. Con el procedimiento del curvado se hacían también sofás, percheros, jardineras, camas, reclinatorios, estanterías, mesas…todo un repertorio al alcance de la nueva burguesía que iba surgiendo en Europa y en América principalmente a finales del siglo XIX y principios del XX y para surtir a los cafés y otros establecimientos públicos que necesitaban de mobiliario en cantidades industriales. Esta pluralidad de la tipología se advierte con sólo consultar un catálogo de cualquiera de los tres productores que se recogen en la colección. Pero en los catálogos de mueble de Viena, ciertamente, se ofrecían muchos modelos de mecedoras y sillas de diferentes formas y tamaños y para todos los gustos.

Este emparejamiento de mecedoras con sillas permite establecer diálogos entre piezas de estructura y decoración diferente, pero con afinidades o conexiones que pueden basarse, en una lectura abierta a interpretaciones, en la semejanza, la armonía o el contraste, en sentido estético, entre sillas y mecedoras. En ocasiones la decoración de la mecedora es igual a la de la silla, en estos casos puede hablarse de “conexión por semejanza”. En otros casos se puede establecer una clara armonía de formas entre silla y mecedora (“conexión por armonía”). También puede haber un contraste entre formas diferentes (“conexión por contraste”). En este sentido hay una invitación a la comparación, libre, consciente y gradual más allá del placer que puede derivarse de la contemplación de las mecedoras y las sillas por separado puesto que cada pieza tiene méritos propios. En todos los casos que aparecerán en esta serie del blog sobre la colección del Museo Nacional de Artes Decorativas la silla es del mismo fabricante que el de la mecedora a la que acompaña, respetándose así el común origen y espíritu constructivo de ambas piezas. En definitiva, el criterio subjetivo seguido para la elección de la silla “acompañante” de la mecedora es el diverso grado de afinidad entre una y otra y la coincidencia del fabricante.

Para empezar no podíamos sino recoger la pareja de la silla nº 14 con la mecedora nº 1, ambas de Hermanos Thonet (1859 y 1861, aproximadamente). Por una lado son muy diferentes, la silla transpira simplicidad y la mecedora es compleja de construcción, pero hay una evidente armonía entre estas piezas cuya producción fue prácticamente a la vez en el tiempo.

La silla nº 14 del catálogo de Thonet surgida en la fábrica de Koritschan (Moravia) en 1859, es considerada un importante ejemplo o precedente de diseño industrial hasta el punto de incluirse entre los iconos de la historia del diseño y simbolizar la idea misma de silla. Es simple estructuralmente, fácil de montar, con asiento circular en vez del clásico ovalado, proporcionada y económica. A partir de 1875 Thonet introdujo los refuerzos laterales entre el respaldo y el asiento en este modelo y en otros del catálogo como una opción de mayor solidez y en ocasiones se representa la silla nº 14 con dichos refuerzos.

En Birmingham había un fabricante de productos de metal, R. W. Winfield, que hacía mecedoras de hierro y presentó una en la Exposición Universal de Londres de 1851, en la que participó también Michael Thonet. Hasta entonces el repertorio Thonet estaba formado fundamentalmente por sillas, sillones, sofás y mesas. Pero en 1860 tuvo la genial idea de transcribir al lenguaje de la madera curvada el estilo de las mecedoras de hierro que había visto en Londres, marcando un antes y un después en el mundo del mueble curvado y de las mecedoras también. La primera vez que se exhibió al público esta mecedora fue en la Exposición Universal de Londres de 1862. Al no tener rizos en la parte delantera de los apoyabrazos -como es el caso, por ejemplo, de la mecedora nº 1 del Tocador de la Reina del Palacio de Aranjuez- se puede datar esta pieza del MNAD con seguridad con posterioridad a 1873 y probablemente producida entre 1890 y 1900. Presenta inscripción con la marca “Thonet”.  La mecedora nº 1 es un modelo que se dejó de producir después de la Primera Guerra Mundial.

Las dos piezas aparecen en este grabado de la instalación de Hermanos Thonet en la Exposición internacional de Londres de 1862.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .