Muebles de Viena de Baldomero Martínez (Pelayo 50, Barcelona). Retazos de historia local.

¿Quién era Baldomero Martínez? Aquí vamos a dar una respuesta limitada y fragmentaria a la pregunta sobre los datos de este vendedor de muebles de Viena en Barcelona. Baldomero Martínez Navarro, de Barcelona, obtuvo en 1886 una patente de invención por veinte años por un «procedimiento para plegar sillas de cualquier forma y dimensión» (Boletin Oficial de la Propiedad Industrial de 1 de septiembre de 1888, nº 49, p. 24 donde se anuncia la puesta en práctica del invento). Como era habitual entonces, la patente caducó en 1891 por falta de pago de las anualidades, pero en sus anuncios hacía con frecuencia alusión a esta patente con el amenazador nombre de «sillas automáticas plegantes». A falta de un examen de la patente, suena un poco surrealista tomado literalmente que puedan plegarse sin perjuicio material alguno sillas «de cualquier forma y dimensión». Sea como fuere, hacia 1883 y al menos hasta 1888, Martínez editaba una publicidad indicando que tenía una fábrica de sommiers, camas torneadas y tapicería y como vendedor de muebles de Viena en primer término -en Barcelona esta expresión significaba «muebles curvados de Viena»- en el número 50 de la céntrica calle Pelayo.

Tarjeta comercial de Baldomero Martínez (1888 ca.).

Después de estar por poco tiempo en el Passatge d’Escudillers, en 1880-1881, la firma Jacob & Josef Kohn, hacia 1882, se instaló en la calle Elisabets nº 3, uno de los depósitos importantes que tenía en España. Era un lugar más apto para un almacén que para un lugar de venta, de modo que es lógico que Kohn buscara un buen espacio comercial próximo como la calle Pelayo. En aquellos años tenía la tienda de Hermanos Thonet un vendedor llamado Enrique Vigo -hacia 1881 H. Vigo- en el número 36 de dicha calle. Todo era cuestión de competir. Pero inmediatamente después de la Exposición Universal Francisco Castelltort compaginó el depósito del número 40 de la calle Pelayo -Hermanos Thonet- con una tienda de muebles de Viena in genere en el número 56 de la misma calle, de manera que puede pensarse que los Castelltort le hacían «una pinza» comercial en la calle Pelayo a Baldomero Martínez. No podías pasar por su tienda en el número 50 de la calle -con sólo una acera transitable- sin ver muebles de Viena y de Hermanos Thonet en los números 40 y 56 de la misma.

En varias ocasiones en 1881 apareció en el diario La Vanguardia un anuncio de Jacob & Josef Kohn con la indicación de «gran depósito de muebles de rejilla»- » Pelayo 50 almacén». Suponemos que primero fue almacén y después paso a ser tienda. Esta es la fecha en la que consideramos que se empezaron a vender muebles de Kohn en el número 50 de la calle Pelayo, en realidad, antes de que se instalará el depósito en la calle Elisabets número 3, un año más tarde. No conocemos ninguna referencia anterior. La tienda duró al menos diez años.

La Vanguardia, 1881.

Durante algunos años, Baldomero Martínez se anunciaba con humor en periódicos satíricos como «El Busilis» o después «El Fusilis». Habitualmente se trataba de unos versos -si se les puede llamar así- aludiendo a las virtudes del mueble de Viena de Baldomero Martínez. La revista señalaba que los anuncios «irán en verso y en tono festivo para que los lectores los lean con gusto». En el número 7, de 18 de marzo de 1883, de «El Busilis» se recogen con el título «muebles de Viena de Jacob & Josef Kohn 50 Pelayo 50» los siguientes versos:

El Busilis, 1883.

En este anuncio la identificación del comerciante de «muebles de Viena» Baldomero Martínez con la firma Kohn es manifiesta. Menos evidente -pero indiciaria- es la propaganda que salía en el Anuario Meler (edición comercial e industrial) de Barcelona de 1887: un anuncio de Baldomero Martínez y Cª en la calle Pelayo nº 50 al lado de un anuncio de la casa Kohn, con depósito en la calle Elisabets 3. Por tanto dos anuncios juntos del depósito y la tienda de Kohn.

Según el reiterado diario satírico, los meses de mayo y junio de 1883 Martínez estuvo en la Ronda San Pedro número 9 para volver a la calle Pelayo 50 en julio. Quizá debía estar acondicionando la tienda durante esos días. En El Busilis de 29 de febrero de 1884 se anuncia que nuestro hombre viaja, entre otros lugares, a Viena, a por muebles: «nuestro amigo Baldomero Martínez ha salido para París, Berlín y Viena, con el objeto de renovar el género de su almacén de muebles de la calle Pelayo. El Busilis, a la vuelta, le comprará algo».

Los datos publicitarios de Martínez relacionados con la Exposición universal de Barcelona de 1888 son interesantes, aunque algo confusos. De entrada, en los anuncios posteriores al de 1883 que hemos reproducido nunca se indican las palabras «Jacob & Josef Kohn», como si Baldomero ya no fuera vendedor de muebles con esa marca o lo ocultara. Nunca hemos visto una etiqueta de su tienda en ningún mueble curvado, a diferencia de Castelltort que sí las ponía. En cambio, se indica en tal publicidad que tiene la exclusiva representación del mueble curvado del «Banco de los Países húngaros en Fiume». Con este alambicado nombre podía referirse quizás a la firma Fiumaner Möbelfabrik-Aktiengesellschaft. Fiume -actual Rijeka, en Croacia- pertenecía entonces a Hungría, que formaba parte del Imperio Austro-Húngaro y la empresa indicada era un pequeño productor de mueble curvado que sale registrado en la lista de fabricantes del conocido libro de Albrecht Bangert y Peter Ellenberg sobre Thonet Möbel (p. 240). Sin embargo, había en Fiume otro fabricante llamado Charles Chevallier como se indica en el libro citado (p. 236) y se conocen etiquetas donde se indica «Der Ung. Landesbank Act.Gesellschaft» (sociedad anónima del Banco estatal húngaro) añadiéndose en la etiqueta «vormals Charles Chevallier (antes Charles Chevallier). Habitualmente se encuentra inscrita debajo del asiento de las sillas de estos fabricantes el nombre de «Fiume» y Chevallier usaba también una etiqueta.

Silla de Charles Chevallier (Fiume). Cortesía de Lorène Vanini.
Etiqueta de Charles Chevallier. Cortesía de Antonio Friedrich.
Etiqueta de la fábrica de mueble curvado que representaba Baldomero Martínez en 1888. Cortesía de Carlo Milan.

Pero este mobiliario de una o varias fábricas de Fiume no era el principal negocio de Martínez, creemos. Su potencial comercial residía probablemente en la venta de muebles de Kohn, de mayor calidad y fama en términos generales y más competitivos con toda seguridad. En cualquier caso Fiume era un puerto muy importante para la exportación de mueble de Viena de cualquier marca a destinos como los puertos de Valencia y Barcelona.

Puerto de Fiume hacia el 1900.

El mayor esfuerzo publicitario de Martínez se produjo durante todo el año 1887, anterior a la Exposición universal en Barcelona. Se anunciaba sistemáticamente en la revista «La publicidad» -siempre sin aludir a Kohn- y tuvo la suerte de poder mostrarse casi en exclusiva a toda página en el órgano oficial de la Exposición universal, una revista importante para difundir los preparativos y eventos de la Exposición. Se anunció en dicho órgano, al menos en 1887, el 31 de mayo, el 15 de julio, el 20 y el 31 de agosto y el 25 y el 31 de octubre. Curiosamente, aunque la publicidad anunciaba la dicha exclusividad de la representación de la fábrica de Fiume en España, el modelo de mueble curvado que se ilustraba era de la firma Jacob & Josef Kohn, concretamente la mecedora número 11 (numerada como 811 después del 1900), con un lazo en cada uno de los laterales. El dibujo de la mecedora del diario de la exposición coincide con el del anuncio de La Vanguardia de Kohn reproducido anteriormente y el de un catálogo de Kohn de 1885 por lo que es de suponer razonablemente que se ilustra dicha modelo. Pero el anuncio de La Vanguardia señala que es un producto recién editado por la firma en 1881. Esta mecedora, Hermanos Thonet, por ejemplo, no la hacía y tampoco creemos que en Fiume se fabricara. Se encuentra un ejemplar de esta mecedora de Kohn, algo rara de ver, en el Museo Nacional de Artes Decorativas (Madrid), pero con asiento y respaldo en imitación de cuero repujado, en vez de rejilla.

Anuncio de Martínez en el diario oficial de la Exposición Universal de Barcelona. La ilustración de la mecedora es idéntica a la del anuncio de Kohn en La Vanguardia de 1881.
Mecedora nº 11 de Kohn en el catálogo de 1885 e ilustración en el anuncio de Baldomero Martínez (derecha).
Mecedora nº 11 de Kohn. Museo Nacional de Artes Decorativas.

Curiosamente, este modelo de mecedora número 11 de Kohn con el que se anunciaba Martínez, es el que aparecía -con varios ejemplares- en la sala de intérpretes del Gran Hotel Internacional que se construyó, bajo la dirección de Lluís Domènech i Montaner, para acoger a los numerosos visitantes extranjeros de la Exposición.

Sala de intérpretes del Gran Hotel Internacional (1888).

Además de estos anuncios en el diario oficial, Baldomero Martínez como participante en la Exposición Universal dentro de la sección española, tenía una publicidad específica, al margen del mueble de Viena: aunque por la imagen se intuye que su instalación era algo anodina o poco vistosa -y desde luego no había en ella mueble curvado- salió algún grabado en la prensa de la época, aunque no tuvo el privilegio de aparecer como uno de los pocos representantes españoles en el álbum de la Exposición, con fotografías de Pau Audouard.

Grabado de la instalación de Baldomero Martínez (a la derecha) en la Exposición Universal de 1888. La ilustración hispano-americana, 1888.

Tirando del hilo, consta que Baldomero Martínez Navarro registró el 6 de julio de 1905 como marca de fábrica y de comercio el título de una revista llamada «el defensor del asegurado», una revista de seguros «contra las compañías de seguros sobre la vida, accidentes personales, incendios marítimos y agrícolas, que no estén autorizadas con arreglo a las leyes españolas, que falten a los compromisos contraídos con los asegurados o que cometan algún abuso en sus liquidaciones con los mismos» (B.O.P.I., 1/6/1905, nº 451, p. 33).

Marca de la revista de Baldomero Martínez.

En este sentido su otra o nueva actividad consistía en especializarse en el sector de los seguros y consta alguna publicación suya en 1898. Sin embargo, todavía nos preguntamos en gran medida quién era Baldomero Martínez -y también quién era su compañía o socio en la empresa-, aparte de saberse que vendió muebles de Viena -de Kohn principalmente- en la vienesa calle Pelayo número 50 de Barcelona y que probablemente fue el que proporcionó mecedoras para el Hotel internacional. Una persona demasiado importante en la época de la Exposición universal para pasar desapercibida.

Es posible que estas informaciones -fragmentarias y poco concluyentes- se deban a una estrategia comercial más o menos -digamos- oculta o disimulada de la casa Kohn para sorprender comercialmente a su principal competidor, Hermanos Thonet, como hizo en el plano expositivo con su doble instalación -en la nave de Austria y en la de Hungría sin solución de continuidad- en el Palacio de industria de la Exposición universal. En 1892 debió cerrar el establecimiento de Baldomero Martínez porque se estableció allí la tienda de muebles de Jaime Homs, que estaba en el Portal del Ángel número 18 pero no sabemos si continuó vendiendo muebles de Kohn o curvados en general. Hacia 1919 la «casa Homs» se convirtió en la «Antigua Casa Homs», donde también se vendían «mobles de tots estils i classes». Como es conocido, en 1908 Kohn abrió una tienda en el número 21 de la Plaza de Catalunya que cerró en 1912, cuando el mueble curvado valenciano ya dominaba el mercado de mueble de Viena en Barcelona [https://muebledeviena.com/2019/05/03/la-tienda-de-jacob-josef-kohn-en-la-plaza-de-catalunya-no-21-de-barcelona/].

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.