Thonet, más allá del mito: comentarios al catálogo de la exposición en el MAK “Bentwood and beyond. Thonet and Modern Furniture Design” (2019-2020).

No digo que los mitos no tengan cierta utilidad, sirven para explicar las cosas, en particular las que no sabemos comprender por otros medios. Pero es difícil compaginar el presente con el mantenimiento de ciertos mitos que implican una determinada visión de la historia. Y esto también pasa en la Historia del diseño y, en particular, por lo que se refiere a la historia de Michael Thonet y Hermanos Thonet -Thonet (desde 1922).

El catálogo se publica con motivo de la exposición del mismo nombre en el MAK en la que cooperan o patrocinan tres de las principales empresas “Thonet” actuales : Thonet (Frankenberg, Alemania), TON (Bystrice, República Checa) y Gebrüder Thonet Vienna (GTV- Design) (Turín). Hay mobiliario antiguo y moderno de estas tres empresas. Aquí estamos ante lo que podríamos llamar la “triple alianza” en aras del mantenimiento del mito y su proyección. Es lógico que sea en el MAK ya que tiene una de las colecciones más importantes de mueble curvado existentes y cuya esencia puede verse en la artística “sala Thonet” del museo.

El catálogo de la exposición en el MAK, organizada por Sebastian Hackenschmidt y Wolfgang Thillmann, pretende ofrecer novedosas perspectivas en cuanto a la relación entre el mueble clásico curvado de Thonet y el mueble -incluso el arte (aquí se echa de menos la mención de Pablo Reinoso y sus esculturas)- moderno. Pero los puntos de partida o, por decirlo en términos más actuales, el marco mental, sigue siendo el de siempre, el marcado por Thonet gracias a su hegemonía historiográfica.

Hermanos Thonet no eran exclusivamente fabricantes de sillas. Esta reducción del mobiliario curvado histórico a las sillas (y sillones), que también apreciamos en el reciente Atlas of Furniture Design del Vitra Design Museum y en la exposición sobre Thonet en Munich (2019) es un patrón del presente, probablemente comercial, que no sirve para explicar lo que realmente eran la mayoría de fabricantes de mueble curvado, Thonet entre ellos. Todo tipo de mobiliario podía hacerse en madera curvada como demostró la casa Kohn ya desde sus inicios en la Exposición de Filadelfia de 1876 y culminó su programa en la de París de 1900. Thonet también siguió esta estela sin llegar a los niveles de Kohn, por ejemplo, con los armarios y el mueble voluminoso, pero esto está pasando desapercibido en las perspectivas que se difunden de Thonet actualmente, con motivo de su 200 aniversario. Claro que es lógico que la colección de un museo determinado, que ya está hecha en gran medida, condicione el tipo de exposición que se hace y que haya prioridades pero al final esto se traduce en un defecto del catálogo que pretenda ser un clásico en el tema. En el interesante escrito de Sebastian Hackenschmidt, conservador de mueble del MAK, sobre la musealización del mueble curvado, -donde reconoce la categoría de mito del éxito de la historia de Thonet-, hay una referencia a estas limitaciones del catálogo y de la exposición, centrados en el mueble de asiento. Pero hay, al menos, dos páginas dedicadas a “diferentes tipos de mueble”: una cuna de Kohn, (como la que hay en el Museo del diseño de Barcelona), una lámpara y un musiquero.

La obsesión por la silla nº 14 de Hermanos Thonet ha llegado a niveles preocupantes. No se pone en duda, por nuestra parte, su carácter de icono del diseño histórico del siglo XIX, su valor como objeto cultural de colección,  pero todo tiene un límite. Las portadas del catálogo, cubiertas con decenas de imágenes repetidas de la Thonet nº 14 son una buena muestra de esta insistencia que se hace ya insufrible. Tanto más cuanto que se ha mostrado con claridad que existe “vida” (diseño) más allá de la silla nº 14 en particular a través del “Principio Kohn” que hemos explicado en algunas ocasiones en este blog. Significativamente, el único modelo de la patente de Kohn de 1877 que se refleja en el catálogo es la silla del café Museum de Viena, como si fuera un peaje que tiene que pagarse a la mejor memoria de Adolf Loos. En este sentido no compartimos la idea de que ya en la época del Café Museum (1899) la palabra “Thonet” fuera metonímica para el mueble curvado. Esta “metonimia” es una construcción historiográfica y comercial, aunque con bases fácticas en el período de entreguerras, que se ha consolidado en la actualidad, en parte gracias a catálogos y exposiciones como las que hoy comentamos. Un trabajo de campo, como el que hemos comenzado a publicar en este blog, sobre más de cincuenta cafés de Budapest en el 1900, muestra que Thonet y Kohn compartían el mercado al 50% (aproximadamente) y en ningún caso -en ninguno- hemos visto en dichos cafés la silla nº 14 de Hermanos Thonet, que es la “silla de café” por excelencia, según la mitología clásica.

El catálogo no escapa en alguna ocasión a la incorrección en la identificación de modelos. Para muestra, un botón: en la página 9 se reproduce la silla que Manfred Kuttner presentó en la exposición sobre “realismo capitalista” en Düsseldorf celebrada en 1963. A continuación hay una imagen de una silla del catálogo de Hermanos Thonet de 1912 que, supuestamente, es el modelo que utilizó el artista en su exhibición. Sin embargo, si lo estudiamos con mayor detenimiento, vemos que el modelo que utilizó es, probablemente,  de Jacob & Josef Kohn, el nº 385 del catálogo alemán de abril de 1908. El perfil de sección variable de las patas delanteras lo delataría. El tema no tiene ninguna importancia,  es anecdótico, y el modelo no tiene un diseño especialmente relevante pues es una “silla ordinaria”. La cuestión es que se tenga que atribuir a Thonet la silla de Manfred Kuttner, cosa que, por otra parte al artista le daba probablemente igual.

14
Silla nº 385 del catálogo de J. & J. Kohn (1908).

Resulta interesante el relato del especialista checo Jirí Uhlír sobre la etapa entre 1900 y 1939. Como es canónico, parece que la historia de la casa Kohn empieza con Gustav Siegel en 1900 y así lo recoge el catálogo. Pero ¿qué ocurre desde 1867, el año de la primera patente de Kohn, hasta 1900? ¿Es Kohn el competidor o es realmente Thonet la empresa que intenta competir con Kohn? Y, por otra parte, ¿como se produjo la disolución de la marca Kohn en Europa en los años veinte y treinta? La unión fue primero entre Mundus y Kohn (1917), adhiriéndose después Thonet (1922) -Thonet-Mundus-Kohn-. A diferencia de los Estados Unidos, donde se mantuvo la marca, en Europa desapareció y, como señala el autor, los archivos  de la empresa “se creen perdidos para siempre”. Por eso, desde nuestro punto de vista, es importante recopilar y divulgar los documentos relativos a la casa Kohn. Al menos pueden arrojar algo de luz desde el punto de vista de la evolución de la industria del mueble curvado y los papeles y posición relativa de las diferentes empresas, incluida su influencia en la historia del diseño. En otra ocasión trataremos el tema con mayor detalle pero en 1928 “Thonet” era el título exclusivo que aparecía en un catálogo en que la mayoría de los muebles eran diseños de Kohn. ¿Y los años treinta? Las fábricas de Kohn pasaron a ser de “Thonet-Mundus”. La impresión que resulta es que la marca Thonet logró mantenerse en los años veinte y treinta gracias a las fábricas y el diseño de Kohn. ¿Fueron destruidos sus archivos porque los Kohn eran judíos o simplemente porque eran los “competidores serios” como se dice con un cierto tono de displicencia? Es realmente un relato con unos cuantos ángulos muertos. Normalmente los años veinte y treinta forman una etapa que se cubre con el espectacular y heroico relato de Thonet y su fabricación de mueble de acero tubular.

El grueso del catálogo lo constituyen 101 supuestas comparaciones de modelos, pero no siempre son comparaciones sino en ocasiones secuencias de un mismo modelo o relatos autónomos. Algunas veces son comparaciones con objetos contemporáneos y otras con objetos trans-temporáneos (valga la expresión). Esto produce, por así decir, diálogos de formatos diferentes (a veces los diálogos son de sordos), y hay una innecesaria repetición de modelos que son muy parecidos. En la medida en que la subjetividad es la norma en la elección, a nuestro juicio más o menos afortunada, sólo vamos a destacar alguna comparaciones que podían haberse hecho de un modo manifiesto con modelos diferentes.

En algún punto puede hacerse alguna aportación: en la página 114 el modelo nº 2 que se ilustra es posiblemente de J. & J. Kohn ya que aparecen un sillón y una silla con tal diseño pronunciado del respaldo en su instalación de la Exposición Universal de Filadelfia de 1876.

Philadelphia Kohn
Detalle de la instalación de Kohn en Filadelfia (1876).

En la página 133 el sillón nº 725 B/F de Kohn puede atribuirse a Gustav Siegel sin caer en la temeridad, al menos si se considera que era el jefe del departamento de diseño de Kohn y el sillón sigue el lenguaje expresado en otros modelos suyos para Kohn como el sillón de escritorio  -llamado “Le Corbusier”- nº 12 editado en el catálogo de 1899. Es cierto que tampoco hay pruebas, más allá de los indicios de estilo, para asegurar la autoría de Siegel de este último modelo. Sobre este sillón volveremos más adelante.

En la página 142, insólitamente con mueble español, la silla indicada como nº 60 es del fabricante de Murcia, Alejandro Delgado y Cia. como se ve en un anuncio de 1913 (silla de la derecha con la misma traba que la del catálogo de la exposición). Valoraciones estéticas aparte, no se entiende por qué razón se hace referencia a la silla nº 41 de Hijos de Ventura Feliu o a la mencionada de Alejandro Delgado, habiendo decenas de modelos clásicos de la casa Kohn -llamada algo despectivamente “competidora”- que merecían un lugar destacado en el volumen.

Mercurio (191311)
Anuncio de Alejandro Delgado y Cia. Revista Mercurio, 1913.

Una comparación muy útil desde la perspectiva del diseño consiste en poner una silla nº 14 de Hermanos Thonet con refuerzos laterales junto a la patentada nº 30 de Kohn, el modelo básico del “principio Kohn”. Sin embargo, como hemos visto, el único modelo perteneciente a esta patente que aparece en el catálogo es la silla del Café Museum (nº 255 del catálogo de Kohn). Así la silla nº 14 de Thonet aparece en el catálogo confrontada solo “internamente” con modelos similares del mismo fabricante (y particularmente la silla nº 8) lo que ya no es de tanta utilidad desde una perspectiva histórica y evolutiva del diseño. Hay vida más allá de la silla nº 14. ¿No será que la explicación al respecto contribuiría a la desmitificación del mito? En la literatura italiana sobre Thonet hay referencias muy elogiosas a este modelo de Kohn -la silla nº 30- (por ejemplo, de Paolo Portoghesi), aunque pensaba erróneamente que era de Thonet, pero en la bibliografía esta obra sobre Thonet titulada, Casa Thonet, no aparece y se trata de una gran obra sobre el tema a pesar de algunos errores (todos cometemos errores de igual modo que no hay un diseño perfecto). Curiosamente tampoco aparecen en el catálogo de la exposición modelos de Hermanos Thonet diseñados con esas formas, como la famosa silla nº 19 (silla ángel). De hecho Kohn consideraba que estos modelos de Thonet eran una vulneración de su patente pero nunca adoptó medidas al respecto.

0-B_6424_P02
Silla nº 30 de J. & J. Kohn

En la página 154 hay un error porque el anuncio de mueble curvado austríaco de la Exposición universal de Filadelfia que se reproduce no contiene sólo mobiliario de Thonet, como se afirma en el pié de imagen y se deriva del texto, sino también de Kohn (el acuario y la mecedora). Hay que felicitar, no obstante, a los autores del catálogo por haber incluido en él chaise-longue/mecedora (o Rocking sofa) de Hermanos Thonet junto a la chaise-longue de Le Corbusier, Pierre Jeanneret y Charlotte Perriand que se inspira en aquella. Este artístico y genial modelo no se encuentra, extrañamente, en el reciente Atlas of Furniture Design del Vitra que ya hemos citado.

1
Mueble curvado de la sección austríaca de la Exposición universal de Filadelfia (1876).

La comparación entre el historicista modelo de silla de salón nº 4 de Kohn y la proto-moderna silla nº 51 de Hermanos Thonet (pp. 164-165) es realmente esclarecedora de las diversas posibilidades que el mueble curvado ofrecía desde el punto de vista estilístico. El modelo de Kohn se utilizó en el Trono de Hungría para la Exposición universal de Barcelona de 1888 porque era apto para un regalo regio. También se podía haber comparado el modelo nº 51 de Thonet con la silla “Butterfly” del Grupo Austral. En la página 170 la silla de jardín es muy probablemente el modelo nº 4 de Kohn porque las barras del respaldo están incrustadas en las piezas laterales y no superpuestas a estas como el modelo de Thonet, pero es un dato sin importancia. En cambio la comparación de la silla de Kohn (nº 255 del catálogo) del Café Museum, Café diseñado por Adolf Loos en 1899, con el modelo nº 248a de la misma firma es un poco engañosa porque estructuralmente son piezas muy diferentes: una, la del Café, sigue la patente de la cuádruple unión del respaldo y el asiento (1877) y la otra no, de un modo bastante evidente. Además la afirmación de que la silla del Café Museum era una pieza mucho más cara no se sostiene si se observa que valía 9 unidades monetarias en el catálogo de 1902, frente a las 8,10 unidades de la nº 248a. La silla del Café Museum -nº 255 del catálogo de Kohn- todavía se producía en 1906. Y realmente no hay pruebas de que la diseñara Loos.

8
Silla del Café Museum (nº 255 del catálogo de Kohn).

La comparación (página 178) entre el sillón 715 de Gustav Siegel (Exposición universal de París de 1900) con el sillón que hizo Otto Wagner para Thonet en 1904/1905 a los efectos de dotar el edificio de la Caja Postal de Ahorros de Viena es pertinente pero olvida que en el entretanto ya se encontraba una adaptación de dicho sillón de Siegel en el catálogo de Kohn de 1903, sillón que se utilizó para el despacho del periódico Die Zeit (1902). Es decir: el modelo que se diseñó, cualquiera que fuera su autor, para Thonet, prácticamente igual al de Kohn, es posterior a este, lo que no queda nada claro en el texto del catálogo. Otro ángulo muerto de la perspectiva de análisis.

Sin título-1
Otto Wagner. Sillón nº 718 del catálogo de Kohn (suplemento) de 1903.

El tratamiento del sillón de escritorio de J. & J. Kohn nº 12 en las páginas 180 y 181, por un lado, y en la página 197, por otro, deja mucho que desear e induce a confusión sobre quién fue el primer fabricante. Se trata de un modelo que se ha hecho famoso como sillón nº 9 de Thonet porque Le Corbusier lo utilizaba para sus interiores en los años veinte y por eso se le llama “sillón Le Corbusier”. Se han vertido ríos de tinta sobre el mismo, sobre su autoría y su datación, pero la aparición de un nuevo catálogo es una prueba fulminante: aparece por primera vez en el catálogo de Kohn de 1899 (el que está en la Biblioteca del Museo de Artes Decorativas de Praga) y en un catálogo francés de 1900 como modelo “deposé”. Thonet lo incorpora en el catálogo de 1904. Siguiendo el patrón de datación del diseño que se utiliza en el catálogo de la exposición -diseño de la pieza en un año anterior a la aparición en un catálogo comercial-  se trataría de un diseño de Kohn de 1898. En cualquier caso, el primer fabricante fue Kohn con toda seguridad. En cuanto a la autoría, nosotros creemos que es un diseño de Gustav Siegel de 1899 (antecedente del sillón nº 715)  y, en este sentido, compartimos la opinión de Giovanni Renzi en su catálogo sobre la exposición “The Modern Armchair” celebrada en Milán en  2018.

12
Catálogo de J. & J. Kohn de 1899. El sillón de escritorio nº 12 arriba a la derecha. Biblioteca del Museo de Artes Decorativas de Praga.

En el catálogo de la exposición (páginas 196 y 197) se reconoce claramente que la silla -y los sillones- del Café Capua de Viena, otro diseño de Adolf Loos (1913), se escogieron del catálogo de Hermanos Thonet de 1911. En realidad era un modelo que ya se había utilizado antes en algunos cafés de Budapest como el Abbazia y otros, antes que en el Café Capua. Por comparar modelos, el catálogo podría haber puesto frente a frente una mecedora de lateral continuo de Gustav Siegel y el sillón B35 de acero tubular de Marcel Breuer. Sería toda una sorpresa en cuanto a las sintonías entre el mueble de madera curvada y el mueble de acero tubular.

A partir de los modelos de Kohn y Thonet para la  Exposición de la Werkbund en Colonia el catálogo recoge ampliamente el mobiliario producido principalmente por las empresas Thonet hasta la actualidad, siguiendo un estilo comparativo similar pero haciendo algunos saltos en el tiempo que despistan (el criterio ordenador que se sigue es un misterio). Estas últimas páginas interesarán más a los conocedores del mobiliario moderno y postmoderno y del re-design. Para sorpresa del lector hay un anexo con, entre otras cosas, la reproducción en tamaño grande de los póster de Hermanos Thonet de 1867 y 1873. Esto sí es de utilidad.

Al final del catálogo de la exposición, en la página 302 dedicada a los créditos, hay una imagen aislada -la última del volumen- un tanto enigmática en su interpretación: una silla-water (bathroom-armchair) nº A 56 K (letra de Klosetfauteuil) de Thonet. Suponemos que no es una invitación para usar el catálogo de la exposición como si fuera papel de water -el gramaje del papel es de 150- pero hemos de confesar que es la primera interpretación que se nos ocurre. Sería un destino injusto para este trabajado catálogo.

Son un buen complemento de esta breve crónica las palabras de Giovanni Renzi en el blog Legno curvato. El autor italiano considera que esta exposición ha sido una ocasión perdida para un buen aniversario de los 200 años de Michael Thonet.

Seguimos creyendo que es necesaria una exposición general sobre Jacob & Josef Kohn -no hace falta que se haga en Viena- aunque esta futura exposición y su correspondiente catálogo, pueda derivar en un debilitamiento del mito de Thonet y su historia. En este sentido es imprescindible que tal exposición no sea una continuación de la llamada “Thonetología” y tenga un tono más imparcial.

CATÁLOGO DE LA EXPOSICIÓN EN EL MAK:

Christoph Thun-Hohenstein (Ed.), Bentwood and Beyond. Thonet and Modern Furniture Design, by Sebastian Hackenschmidt and Wolfgang Thillmann, Wien: MAK/Basel: Birkhäuser Verlag, 2020, published on the occasion of the exhibition of the same name at the MAK, Vienna 18 Dec 2019 – 13 April 2020, 304 pp. ISBN: 978-3-0356-2047-4. En inglés y en alemán.

2 comentarios sobre “Thonet, más allá del mito: comentarios al catálogo de la exposición en el MAK “Bentwood and beyond. Thonet and Modern Furniture Design” (2019-2020).

  1. Well done Julio, excellent comments of a true “connaisseur”. And you’re also right about the fact that it’s a pity bentwood furniture is way too much reduced to chairs, and especially to the nr. 14. When I say that I collect bentwood furniture people automatically think I only collect cafe chairs. I always have to explain bentwood furniture is much more than chairs. What is also forgotten is the historical importance of the invention of the “THONET-RAD” made of ash wood (not beech wood). Heinz Kähne from Boppard wrote an interesting article about this wheel.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .